martes, 24 de noviembre de 2015

El Gobierno de Emiliano García-Page destinará 224 millones al Plan de Empleo en dos años.


Ambicioso, realista y consensuado, son algunos de los adjetivos con los que el presidente del Ejecutivo regional, Emiliano García-Page, calificaba el Plan extraordinario de Empleo, al que ha dado luz verde el Gobierno Regional. Este Plan, que contará con una financiación directa de 224 millones, de los cuales más del 80% será aportado por la Comunidad Autónoma y que pretende dinamizar hasta 345 millones permitirá, de la mano del sector empresarial y económico, dar una oportunidad de empleo a 60.000 personas.

Un Plan «claro y objetivo», cuyos términos han quedado plasmados en el Diario Oficial respondiendo a una «estrategia global» en materia de empleo para Castilla-La Mancha. Así lo ha asegurado el presidente regional. Se pretende dar respuesta a la principal preocupación de la sociedad en Castilla-La Mancha, el empleo.

Serán dos sus objetivos estratégicos, por una parte la cualificación y el acceso a un primer empleo por parte de los más jóvenes, a la par que «retener el talento» de quienes se han formado en la región, y por otra «rescatar» a las personas que sufren el paro de larga duración y han agotado la protección por desempleo, prestando una atención especial a los mayores de 55 años, colectivo para el que se habilita un programa específico, facilitándoles a través del trabajo colaborativo, el poder llegar a la jubilación «de forma digna».

Formación, ayudas a la contratación y autoempleo, forman parte de este Plan regional, en el que además del «impulso» del Gobierno autonómico se precisa la implicación de todas las Administraciones, así como de los agentes sociales. 

Por otro lado, este Plan incorporará también medidas dirigidas a sensibilidades y objetivos concretos, atendiendo colectivos específicos, como víctimas de violencia de género o el de personas con discapacidad.

Después de cuatro años de gobierno de Cospedal, años de recortes, de destrucción de empleo público y de desmantelamiento del servicio público de empleo, de las políticas activas de empleo y del diálogo social, Castilla-La Mancha necesita recomponer una estrategia de empleo. De forma urgente debemos atender a las personas que están en peor situación, aquellas que están más gravemente afectadas por la desaparición de la acción del gobierno regional en los últimos cuatro años. 

En cuatro años, desde el segundo trimestre de 2011 hasta el segundo de 2015, se han perdido 66.700 empleos, un 8,47% del total, el 45,3% de ellos de mujeres. Casi una de cada nueve personas ha perdido su puesto de trabajo en este periodo, lo que nos sitúa como la tercera comunidad autónoma que más empleo ha destruido.

Por todo ello, el Presidente de Castilla-La Mancha Emiliano García-Page, pone en marcha este Plan Extraordinario por el Empleo. Esperemos que esta respuesta regional, sirva de ejemplo para el Ayuntamiento de Pozuelo de Calatrava y tome buena nota, ya que desde todas las instituciones se necesita dar respuesta a esta problemática. 

El Ayuntamiento de Pozuelo de Calatrava, en años anteriores, ante la negativa de Cospedal de sacar un solo plan de empleo (Cospedal en cuatro años destinó cero euros para crear empleo en Pozuelo de Calatrava) impulsó planes de empleo locales dotando para ello una partida de 60.000€, además de los planes de empleo de la Diputación Provincial, permitieron que muchas familias del municipio pudieran salir adelante. 


Por ello, desde el PSOE de Pozuelo de Calatrava le pedimos y exigimos al Ayuntamiento que se adhiera al plan de empleo regional y que habilite de cara al siguiente presupuesto una partida con otros 60.000€ para que de esta forma puedan ser más las familias beneficiadas que puedan tener una respuesta ante la difícil situación que vivimos, aunque Rajoy se empeñe en seguir diciéndonos que ya no hay crisis en España ni en sus familias.